homeempresaproductoscongresosnotas de interesgaleriacontacto
         NOTAS DE INTERES | GASTROTEC CHILE

Documento sin título

 
Acidez, cuando el estómago quema a más no poder

Sales a comer con tus amigos y no dudas en pedir un gran plato de bife a lo pobre con todos sus ingredientes, cebolla incluida. Lo disfrutas de principio a fin, acompañando tu festín con una cerveza helada. Pasas un rato agradable con buena comida y buena conversación, pero a la hora de volver a tu casa sientes un leve malestar que poco a poco se va acentuando hasta que prácticamente no te deja dormir. Estás experimentando un cuadro de acidez estomacal, algo que seguramente no esperabas después del grato momento que habías pasado.

Antonio Rollán, gastroenterólogo de Clínica Alemana, explica que la "acidez" es una expresión que se usa de forma coloquial para referirse a un conjunto heterogéneo de molestias que pueden ser muy distintas para diferentes personas, y que tienen en común el ser atribuidas a la acción nociva del ácido gástrico sobre el tubo digestivo.

"En su acepción más frecuente se utiliza para representar una sensación de ardor en la parte más alta del abdomen o 'boca del estómago' que asciende en forma variable por detrás del esternón", sostiene.

Sin embargo, la sensación de ardor no es el único síntoma que acompaña la acidez estomacal, sino que también es común que se experimente un gusto amargo en la boca; dolor, ardor o malestar cervical; y flatulencia. Sin duda, nada agradable.

En el lenguaje médico, la acidez estomacal se conoce como pirosis y se atribuye al paso atrasado del contenido ácido del estómago al esófago, en otras palabras, al reflujo gastroesofágico. "De hecho, constituye uno de los pocos síntomas digestivos lo suficientemente específico como para permitir directamente el diagnóstico, sin necesidad de otros exámenes", afirma el especialista.

Se trata de un cuadro que se presenta con mayor frecuencia en los hombres, y en su aparición influyen factores de riesgo como la obesidad o ciertas costumbres dietéticas. "Existe también alguna susceptibilidad genética, ya que se aprecia cierta tendencia a la agregación familiar", señala Antonio Rollán.

Alimentos que la favorecen

No todas las comidas provocan reflujo gastroesofágico y, en consecuencia, pirosis o acidez estomacal. Según explica el gastroenterólogo, los alimentos con alto contenido de grasas y proteínas lo favorecen, "ya que permanecen mucho mayor tiempo en el estómago y estimulan prolongadamente la secreción de ácido gástrico". Asimismo, la cebolla y algunos aliños contribuyen a que el contenido ácido del estómago se devuelva hacia el esófago, debido a que relajan el esfínter esofágico inferior, una estructura muscular especializada que se ubica en la parte más baja del esófago.

"Existen además un gran número de alimentos que inducen síntomas de reflujo gastroesofágico sólo a algunas personas, entre los que se cuenta el café, el alcohol, los alimentos muy dulces como la miel o mermeladas, y muchos otros", puntualiza el médico.

De esta manera, si sufres de acidez estomacal, la primera medida que puedes tomar para prevenirla es precisamente evitar los alimentos que sabes que te provocan los síntomas. Antonio Rollán también recomienda mantener un peso adecuado, cenar entre dos y tres horas antes de ir a acostarse y evitar las comidas demasiado abundantes.

En caso de que el cuadro ya esté instalado, la forma más adecuada de tratarlo es con medicamentos que reduzcan en forma efectiva y prolongada la secreción de ácido gástrico. El especialista sostiene que entre ellos destacan los "inhibidores de la bomba de protones, como el omeprazol, esomeprazol, lansoprazol, pantoprazol y rabeprazol, entre otros", todos los cuales se venden bajo receta médica.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que el reflujo gastroesofágico que causa la acidez puede llegar a convertirse en una enfermedad. ¿Cómo saberlo?, te preguntarás. "Cuando es muy frecuente (dos veces por semana o más), obliga a utilizar antiácidos o medicamentos para controlar los síntomas, o se asocia a daño en la mucosa del esófago", responde el gastroenterólogo. "En estas circunstancias se trata habitualmente de una condición crónica, aunque los síntomas pueden presentarse en forma intermitente", agrega.

Antonio Rollán explica que el reflujo gastroesofágico es una condición que puede afectar hasta al 20% de la población adulta y asegura que la mayor parte de los casos pueden ser manejados por médicos de atención primaria. Sin embargo, existen algunos signos a los que hay que poner atención, porque de presentarlos es necesario acudir a un especialista. "Debe consultarse cuando los síntomas son especialmente intensos, existe una mala respuesta al tratamiento o existen molestias asociadas, como dificultad para tragar, baja de peso, anemia o antecedentes familiares de neoplasia (tumor) digestiva", concluye el médico.
 
 
Volver a Notas de Interés »
 


Comercial Gastrotec Chile Ltda.
Camino del Altar 4449.1
Lo Barnechea / Santiago, Chile

Tel.(56 2) 2245 6715 Cel.(56 9) 9258 06185


 

 
® 2006 Gastrotec Chile, todos los derechos reservados